jueves, 7 de marzo de 2013

COMUNICADO CASO ASESINATO DE SABINO ROMERO. "CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA"


"Entre los hacendados y los indios
este gobierno está con los indios."

Hugo Chávez, 2008

"No acabarán mis flores
no cesarán mis cantos.
Yo cantor los elevo
se reparten, se esparcen
aún cuando las flores
se marchitan y amarillecen
serán llevadas allá
al interior de la casa
del Ave de Plumas de Oro."

Cacique Sabino Romero


La muerte del líder Yukpa (y de la diversidad de organizaciones del Movimiento Popular) Sabino Romero es una muerte harto anunciada. Un asesinato que no puede quedar impune si queremos garantizar la continuidad del proceso revolucionario. Es una muerte que se adiciona a la sangre derramada en la lucha justa por la tierra. En la lucha milenaria de nuestros pueblos originarios por sus territorios ancestrales. Sabino era conocido, lo conocíamos todxs, lo defendimos mil veces desde el corazón del pueblo y el movimiento popular y revolucionario. Conocíamos la lucha del pueblo Yukpa, a pesar de los esfuerzos que el Estado con sus militares y burócratas corruptos (que los hay nobles), la derecha endógena y sobre todo y fundamentalmente los sectores de la burguesía tradicional fascista, hicieron para invisibilizarla. Mientras asesinos y criminales opositores y derechistas andan sueltos y hasta ganan elecciones, por cuántas penurias no hubo de pasar este pueblo hermano y sus líderes: cuántos viajes, cuántos atentados, cuánta cárcel injusta, cuántos muertos y heridos, cuánto acoso sexual a nuestras hermanas Yukpa y hambruna para sus hijxs, cuántas horas de espera para poder hablar con aquellxs ilegítimos representantes políticos que conforman el poder constituido y expropian el poder del pueblo. Pero las fuerzas asesinas de los poderes locales, terratenientes, ganaderos, militares, paramilitares, narcos, pudieron más esta vez. Ante el silencio cómplice de unos medios públicos nacionales genuflexos ante poderes incluso externos a la Revolución. Revolución que no es un gobierno, sino un pueblo organizado en resistencia e insubordinación permanentes por la Comuna Socialista, la Toparquía Libertaria y la autonomía ante un Estado, originario e inevitable defensor de capitales y burguesías.

El terror se impuso nuevamente, ése mismo tan viejo y conocido, y ha cobrado la vida de un compañero, un camarada, un luchador, un hermano, un líder local de su pueblo y un firme ejemplo de resistencia e insubordinación. Tengamos en cuenta, que las luchas, por más que nos hiera hoy la muerte de Sabino, no dependen de un solo compañero. Esta lucha vive y sigue como todas las luchas de este pueblo arrecho y libertario, Cimarrón y Caribe, transgresor, Santo Malandro y justiciero.

A ustedes ganaderos y propietarios asesinos, a ustedes burócratas ineficientes. A ustedes, burgueses viejos y nuevos burgueses, les decimos: de acá en adelante, les juramos que sabrán lo que es ser humillado, vilipendiado y expuestos públicamente como asesinos. Nuestra justicia es la justicia del pueblo, y como tal, llevaremos su veredicto hasta las últimas consecuencias. "Sólo el pueblo salva al pueblo", como en el 27F, sólo el pueblo hace revoluciones, sólo a los Estados, Capitales y burguesías se les hacen revoluciones.

Él mismo declaró: “A mi me persiguen porque soy muy fuerte. Los otros caciques fuertes ya han muerto. No soy fuerte para pelear a fuerza de plomo, sino a fuerza de palabra. Me amenazan los ganaderos y los terratenientes que no quieren irse de nuestro territorio”. “Me acusan de malandro, de guerrillero, cuatrero, sólo porque lucho por mis territorios (…) me atacan desde el Ministerio de Pueblos Indígenas porque soy el único yukpa que quedó luchando fuertemente por su territorio y yo no me dejó llevar de nadie”. Allá no aceptamos esos caciques mayores, aceptamos a los caciques como ancestralmente los tenemos. Nosotros no queremos dinero, ni vacas ni casitas, nosotros queremos nuestro territorio, sin terceros.”

Necesario y urgente es preguntarse a quién(es) beneficia esta desaparición en estos momentos, cuando quieren sembrar desestabilización a través de una guerra psicológica que bien hemos conbatido con luchas y abrazos, con lágrimas y sonrisas, con humor y amor.

Ya lo dijo Sabino: “Si me matan, los indígenas se van a alzar en la Sierra de Perijá”. Sabino son muchxs más que un muerto, junto como su genealogía de mártires, Espíritus Protectores de la Pachamama, tal como el grito de resistencia, agonizante ante la tortura, del Gran Cacique originario Tupac Amarú: "volverás hecho millones de nosotrxs".

Ahora esta indignación, esta Digna Rabia (como dicen los zapatistas) nos hará más creadorxs y pintaremos de colores las flechas libertarias y ancestrales que apuntarán a los culpables y hacia la liberación.


Por la vida
por la justicia
por la demarcación de las tierras indígenas
¡Que viva el Gran Cacique Sabino!


¡Que viva el pueblo Yukpa!

¡Que viva la lucha indígena!
¡Viviremos contra el poder y venceremos con el Poder Popular!


Federación Anarquista Revolucionaria de Venezuela
04 marzo de 2013


Cita anexa:
“A mi me persiguen porque soy muy fuerte. Los otros caciques fuertes ya han muerto. No soy fuerte para pelear a fuerza de plomo, sino a fuerza de palabra. Me amenazan los ganaderos y los terratenientes que no quieren irse de nuestro territorio”. “Me acusan de malandro, de guerrillero, cuatrero, sólo porque lucho por mis territorios (…) me atacan desde el Ministerio de Pueblos Indígenas porque soy el único yukpa que quedó luchando fuertemente por su territorio y yo no me dejó llevar de nadie”. Allá no aceptamos esos caciques mayores, aceptamos a los caciques como ancestralmente los tenemos. Nosotros no queremos dinero, ni vacas ni casitas, nosotros queremos nuestro territorio, sin terceros.”

Cacique Sabino Romero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada